Exposición patrocinada por:

Comprar entradas

Menú

Saltar vídeo

Exposición patrocinada por:

¿Sabías qué?

 

 

Basquiat fue un hombre culto y su obra va más allá del grafiti. Su arte le sirvió como herramienta artística para la realización personal, como memoria de la historia afroamericana y como denuncia de la situación política y social de EE. UU. La superficie de sus lienzos están cubiertas de numerosas referencias culturales y símbolos, pintados, dibujados o escritos.

Hasta su prematura muerte a los 27 años, Basquiat vivió con intensidad. Frecuentó los círculos sociales y creativos de Nueva York durante los años ochenta, y se relacionó personal y profesionalmente con artistas como Keith Haring (Reading, Pensilvania, 1958–Nueva York, 1990) o Andy Warhol (Pittsburgh, 1928–Nueva York, 1987).

Contextualización sociopolítica

Las obras de Jean-Michel Basquiat, neoyorquino de ascendencia haitiana y puertorriqueña, contienen numerosas capas de información sobre temas de denuncia social todavía relevantes hoy en día, como la discriminación racial o los derechos civiles.

El artista sintió un enorme interés por la historia de la población afroamericana: desde el comercio de esclavos, que estaba plenamente establecido ya en el siglo XVII, hasta la gran migración de la primera mitad del siglo XX desde los estados del sur hacia Nueva York y Chicago. El persistente racismo derivó en una lucha pacífica por los derechos civiles de la población negra, liderada por Martin Luther King Jr. Durante la marcha de Washington del 28 de agosto de 1963 Luther King pronunció su emblemático discurso “I Have a Dream” (Tengo un sueño). Puede escuchar un fragmento del discurso en la sala 305.

Durante los años sesenta y ochenta, el denominado “Black Power” llamaba a la unión de la población negra, más que a la integración. Basquiat reivindicó en sus obras estas ideas y criticó el abuso de poder que ejercían las autoridades, llegando incluso a representar algunas escenas de violencia policial en sus obras, como La muerte de Michael Stewart (1983). Además, ensalzó el papel de destacados personajes negros del mundo de la cultura y el deporte, a los que representó como héroes.

El reverendo Martin Luther King
saluda a la multitud reunida en Washington D. C., 28 de agosto, 1963.
Getty Images. New York Daily News Archive.

Historia del grafiti

Basquiat inició su carrera en Nueva York siendo muy joven, realizando grafitis conceptuales en colaboración con su amigo Al Diaz y bajo el seudónimo de SAMO.

La palabra “grafiti” sirve para designar un escrito o dibujo realizado en un espacio público. Ya en el Imperio Romano encontramos incisiones y pintadas en lugares públicos con intención crítica o satírica. Se trata de una escritura en principio anónima que se entiende como vehículo de transmisión de mensajes con fines diversos, una práctica que todavía está en uso.

Entre 1971 y 1974 aparecen en Nueva York los grafitis como una rama del movimiento hip hop; primero, en la zona de Washington Heights (TAKI 183) y posteriormente en Brooklyn (Friendly Freddie) y en el Bronx (Super-Kool 223 y Lee 163). Si bien las distancias en Nueva York son considerables, el metro de la ciudad sirvió como escenario perfecto para realizar grafitis y como canal de comunicación entre los grafiteros de la ciudad. El tamaño y grosor de las letras, la tipografía, el estilo, un nombre, un objeto concreto o un aerosol específico eran inequívocas señas de identidad. En años posteriores, la prohibición del grafiti por parte de las autoridades de la ciudad fue ineficaz y siguieron realizando grafitis.

Artistas como Futura 2000 (Nueva York, 1955) buscaban nuevos horizontes, nuevas formas de mostrar su arte. A finales de los años setenta, Lee Quiñones (Ponce, Puerto Rico, 1960) y Fab 5 Freddie (Nueva York, 1959) comenzaron a exponer en salas de Roma y, a inicios de los ochenta, en espacios de Nueva York como la Fun Gallery, de Patti Astor.

Junto a los grafitis, se realizaron otros tipos de intervención en espacios públicos o en el propio metro, como los dibujos o carteles que creó Keith Haring, artista y amigo de Basquiat. Ambos recorrían las calles de la ciudad y dejaban su huella artística a través de mensajes escritos, o recogían objetos que luego utilizarían en sus respectivos trabajos.

Via dell’Abbondanza, Pompeya, Italia (siglo I).
Getty Images. RM Editorial.

Usuarios del metro de camino al trabajo
en un vagón sucio y cubierto de grafitis, Nueva York, años ochenta.
Getty Images. New York Daily News Archive.

Jean-Michel Basquiat. Ahora es el momento.
Museo Guggenheim Bilbao 2015.

Descubre las influencias, personas, lugares u objetos relevantes en la vida y obra de Basquiat

 

Fotografías y escritura

En muchas de las obras de Jean-Michel Basquiat encontramos referencias a la música, las palabras y el collage. Imágenes de personas y objetos conviven con nombres propios de personas, lugares y otras palabras escritas, que muchas veces conforman listados. La escritura y las imágenes eran muy importantes para Basquiat.

Por ello, en la sala 301 de la exposición se lleva a cabo una actividad que combina escritura y fotografía. Diariamente, de 11 a 14 horas, los visitantes explican lo que han sentido al contemplar las obras de Basquiat y lo dejan por escrito. Las palabras que eligen son su seña de identidad y además, se pueden retratar, de manera individual o en grupo, utilizando una cámara Polaroid de la época (años ochenta). Finalmente pueden optar por dejar expuesta en la propia galería su escrito y su fotografía, o llevarse todo a casa como recuerdo de su visita al Museo.

Galería

Jean-Michel Basquiat. Ahora es el momento.
Museo Guggenheim Bilbao 2015.

La importancia de la música

La música fue muy importante en la vida y obra de Basquiat. De ascendencia africana y caribeña, experimentar con los ritmos era su pasión. En ocasiones, las referencias musicales asoman en sus obras y títulos a través de las palabras, que contienen alusiones a compositores como Beethoven (y su sinfonía Heroica). En 1979 creó, con el escritor y artista multidisciplinar Michael Holman, su propia banda, Gray, definida por un sonido muy industrial. El nombre de Gray es un homenaje al libro de anatomía publicado por Henry Gray en 1950, que Basquiat releía con frecuencia.

Basquiat sentía predilección por un jazz bebop, improvisado y de ejecución muy rápida, y piezas de Charlie Parker y Miles Davis eran referencias para él. El tema de Charlie Parker “Now’s the Time”, de 1945, inspiró una pieza de Basquiat del mismo título, Now’s the Time (1985), el mismo título que se ha elegido para la exposición en el Museo. También le interesaban los ritmos frenéticos y eclécticos de los años setenta y ochenta, como el incipiente rap del movimiento hip hop. De hecho, en 1983 produjo y diseñó la cubierta del álbum de Rammellzee vs K-Rob titulado Beat Bop, también diseñó la carátula del primer disco de The Offs (1984).

Aquí puede escuchar un fragmento de Charlie Parker Now’s the Time.

Reproducir audio